En las esquinas

Estoy de limpieza en casa. Me he dado cuenta que dispongo de muchos libros que no he tocado en años; sin leer, o sin mirar. Llenos de polvo porque al final las palabras que no se airean, se vuelven polvorientas. Mis libros tienen las hojas amarillas, presas de un otoño perpetuo. O de mi dejadez.

Me he propuesto que esto no persista más en el tiempo.

En las esquinas de mis estantes se ha acabado la quietud. Me he vuelto detective de papeles. Acumulo muchos.

De hecho, he rescatado unos cuadernos que comencé  a llenar de «dedicatorias, citas y otras sugestivas formas de juntar palabras»; me han traído muchísimos recuerdos. En aquella época, como versaba Leopoldo María Panero:

La poesía lo reemplaza todo…

en ausencia de todo.

 

Yo anotaba cuánto me llamaba la atención de mi puño y letra, creando además un cuaderno creativo. Lo ilustraba con dibujos, recortes de flores, de cuadros, de escenas…, incluso de papel de regalo. En las páginas desgastadas por el tiempo, he encontrado frases, versos, poemas enteros incluso; todos ellos extraídos de mis lecturas voraces, de mi apabullante deseo de SER mientras LEÍA. De mi enconado y pertinaz apetito por DESCUBRIR, por SABER, por VIVIR.

Las palabras, sin embargo no pueden sustituir a la vida pero la enriquecen, hablo de las escritas. Recuerdo el impacto del poema de Paul Eluard: YO TE HE IMAGINADO, como declaración de amor perfecta. Paso las páginas y releo retazos de canciones que me emocionaban, ¡cuánto nos acompaña la música!; retomo autores que hace años no leo, como Emily Dickinson, Jaroslav Seifert o Ana Rossetti. ¡Qué descubrimiento de nuevo todo!

Mirar hacia atrás en ocasiones está bien si estás triste. Meditando. Recapacitando.

Pero hoy empieza un nuevo mes, bueno, ya está aquí: FEBRERO. Este año con un día más, así que habrá que despojarse de la tristeza con un paseo, y una quedada con los amigos. Lo digo por dar ideas.

2019 se fue. Enero me lo ha confirmado. Y febrero viene a quedarse.

Rafael Sánchez Ferlosio dijo:

No se debe contar mucho en un día, porque las historias se desvirtúan.

No digo más.

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En las esquinas

  1. Roberto dijo:

    Tristeza??? No sera hambre???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *