En»pause», en «obras»

En estas solariegas horas de este sábado de julio,  a punto de marcharse el mes más caluroso, las reflexiones que me vienen a la cabeza luchan con el  bochorno y la vaguedad.

En mis calles están de obras. Dicen que proyectos de alumbrado. Y el paseo que iniciaron hace meses está ahogándose con estas temperaturas. El verde no triunfa. Todo se está secando y desconozco si se dan cuenta. Es una pena. Ver crecer unas plantas para que este sea el resultado es deprimente. Las plantas deberían ir profusamente hacia arriba. Los árboles enhiestos hacia el cielo. Y las flores adornar la tierra amarilla.

Cuando contemplo ese «proyecto» de espacio verde, sé que supone un cambio de paisaje. Me percato que este verano y mis vacaciones son a la par diferentes de los del año pasado. Creo que se trata de un punto y aparte. A partir de aquí, y el aquí es este verano del 2019, debería haber otro principio.   Tal cual la novela que estoy leyendo, A LA LUZ DEL AMANECER, de Ágnes Martin-Lugand, en editorial Alfaguara, una mujer se plantea un cambio. Tras vivir el fallecimiento de sus padres, se refugia en su trabajo, el baile, y en una relación amorosa siendo la tercera en discordia. Está totalmente enamorada pero, siempre hay un pero, su vida no es tal como ella la desea. Los cambios nos los pide la urgencia de vivir o quizás, la no conformidad con lo que vivimos. La búsqueda de la felicidad. La querencia de lo extraordinario.

No he leído nada más de esta autora pero  una  novela anterior suya  me atrae sobremanera: LA GENTE FELIZ LEE Y TOMA CAFÉ, así que me planteo que si hago esas dos cosas, leer y tomar café, ¿seré feliz?.

fot

Foto inspiradora de Lucy (mi hija)

Vaya, yo ya hago esas dos actividades: lectura en cuanto puedo y donde puedo; café en el desayuno de casa y en el trabajo, y ahora en verano con hielo y de tardeo.  ¿Soy feliz? Tengo mis momentos. Al igual que todos vosotros, imagino. La felicidad es un concepto difícil de concretar. Tiene sus instantes. Los que nos hacen valorar la inmensidad de lo que tenemos.

La novela, según su argumento tiene cariz romántico:  https://www.megustaleer.com/libros/la-gente-feliz-lee-y-toma-caf/MES-064943. Las historias de amor siempre nos aportan felicidad.

Os animo a curiosear y que me digáis que os hace a vosotros/as felices en la lectura.

O en la vida.

 

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog, diario, hijos, lectura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a En»pause», en «obras»

  1. Roberto dijo:

    El aburrimiento del verano, las siestas viendo el Tour de Francia. El calor asfixiante y a veces la falta de opciones.
    Pero que este verano sea así no significa que el que venga deba repetirse. No???
    Un abrazo amiga!!!

    • Josefa Vergara Sánchez dijo:

      Buenas tardes, lo primero gracias por leerme. Uff, el Tour de Francia marcó mi niñez por lo mismo que comentas. Los veranos eran televisivos y playeros, que era lo único que hacíamos durante un tiempo. Cada momento es distinto por eso este veranito es uno más pero el del año que viene, ¿quién sabe? Abriremos otro libro con portada distinta.
      Qué disfrutes la tarde

  2. Gloria Maria Gonzalez Platero dijo:

    Que bien escribes… me encanta como te expresas como transmites ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *