Sobre el placer de leer

Este título me encanta tanto como las miniaturas.  Y en libros, aún más. He descubierto una colección diminuta y  magnífica de clásicos atemporales, mínima de diseño y de precio: 6 euros. Bueno, bonito y barato, a mi entender. La editorial es Escolar y Mayo, y el nombre de la colección: Los secretos de Diotima. Para los que no sepamos quién era esta mujer: fue la que inspiró a Platón en sus ideas sobre el amor.

Para los que llevéis gafas, ojo!, por el tamaño de la letra pero vale la pena pegar este repaso o descubrir sin más a los que nos enseñaron a pensar. Desde teatro griego, Aristófanes y Sófocles, hasta poetas del siglo XVI, como Fray Luis de León. Os comparto enlace para que hagáis una visita: https://www.guillermoescolareditor.com/coleccion/los-secretos-de-diotima/

El placer de leer viene dado por múltiples razones: el hecho de que te cuenten una historia creo que es el primordial. Desde niños sentimos la fascinación porque otro ser humano nos narre una historia y nos haga vivirla. Cuando acudes a la página escrita, el deseo nace de acercarse a esa otra persona y sin embargo, alejarte de todo y de todos. Somos contradictorios, versátiles.

Aquí tenéis otro libro que no tiene definición y recomiendo leer, porque como dice la reseña:

Contra la lectura es un texto apasionado y liberador a favor de los que, a pesar de todo, leen. Y contra los pedantes que dicen que aman los libros, pero en realidad solo consiguen que el mundo aborrezca la lectura.

Su autora, Mikita Brottman, estudia e investiga las pulsiones que impulsan la cultura en el mundo contemporáneo. Sin olvidar que es psicoanalista. Aparte de este carácter psicológico, no olvidemos que leemos por placer y no hay razón más pura.

Dentro de la colección citada anteriormente, el ensayo-diálogo que no  tiene desperdicio  es el de Cicerón, Sobre la felicidad, y lo recomiendo literalmente. En mis años de estudiante, un profesor que me encandilaba por su labia y su saber hacer, nos dijo que los griegos y los romanos ya lo habían inventado todo, que el mundo contemporáneo se limita a re-crear los mitos y los pensamientos de los antiguos.

Leamos lo que leamos y cuando leamos, es cosa nuestra. Cicerón decía:

El placer es una incitación a la vileza.

Seamos viles, pero en lecturas.

 

 

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *