Feria del Libro 2019 en Alicante

Este año la Feria del Libro es diferente. Está en un recinto cerrado y eso ha alejado a muchas personas.  Pero para mí ha sido diferente en otro sentido. La Feria me permite descubrir a autores de libros que coloco y ordeno pero que no había leído. Incluso a algunos los he tenido tan cerca que esta emoción me parece un tanto infantil.

Mi niña interior está débil y este acercamiento a mis “héroes” de carne y hueso me lo ha hecho ver. Este blog es mi niño, y espero que crezca mucho, más de lo que pueda soñar en este preciso instante. Cuando deseas algo con mucha fuerza, dicen que se puede alcanzar, que se cumple. Pide y se te dará. Saludar a Alejandro Palomas, a Espido Freire o a Inma Chacón me ha hecho volver a mis comienzos de niña idealista. A la niña embobada con las palabras, que en el fondo sigo siendo.

Gracias a la Feria y sus oportunidades, gracias a las personas que se acercan por los stands a mirar y a charlar, gracias a los vecinos de trabajo, con sus comentarios y sus invitaciones. Gracias por tanta lectura.

Ama tu verso, y ama sabiamente tu vida,
la estrofa que más vive, siempre es la más vivida.
Un mal verso supera la más perfecta prosa,
aunque en prosa y en verso digas la misma cosa.

Así como el exceso de virtud hace el vicio,
el exceso de arte llega a ser artificio.
Escribe de tal modo que te entienda la gente,
igual si es ignorante que si es indiferente.

Cumple la ley suprema de desdeñarlas todas,
sobre el cuerpo desnudo no envejecen las modas.
Y sobre todo, en arte y vida, sé diverso,
pues sólo así tu mente revivirá en tu verso.

Arte poética, de Miguel Hernández.