Mayo 2018

No tengo ningún drama, de esos novelescos, a mis espaldas. Mirada desde fuera, mi vida podría parecer gris. Pero no lo es. Estoy siempre atenta. No seré una vieja petrificada. Y hoy estoy escribiendo porque aún a mi edad quiero aceptar un nuevo desafío. Por nada del mundo me congelaré a retozar en lo que ya formé, o hice. Me interesan miles de cosas. Quizás la literatura y este raro fenómeno de mi género son las que  más.

No soy bonita ni fea. Ni alta ni baja. Ni gorda ni flaca. NI muy oscura ni muy clara. Mi apariencia tiene directa relación con mi ser profundo. Ni estridente ni invisible. Una suerte de equilibrio fluye de mí.

Marcela Serrano, NOSOTRAS QUE NOS QUEREMOS TANTO

En este mes primaveral e iniciático, brindemos por la vida, por la ilusión, por las futuras lecturas, por los avances, por lo que somos.  FELIZ PRIMAVERA