La naturaleza en los libros: ¿vuelta a los orígenes?

Estamos enfrascados en un ir y venir que no cesa. Pero de vez en cuando el ser humano, vuelve su vista a la madre Naturaleza, y comprende. ¡Nos enseña tanto! Lo estamos intentando, me refiero a aprender de ella, pero el camino es arduo. Surgen ejemplos en muchos libros, y muchos títulos se hacen cargo de demostrarnos que ELLA con todos sus continentes y sus especies estaba aquí y que el equilibrio es necesario. No se trata sólo de reducir, reciclar y reutilizar, se trata de VIVIR con respeto a lo que nos da belleza, aire y libertad. Y no es poco. Sólo con respirar el olor de la tierra recién caída la lluvia, vale la pena RESPETAR.

Existen muchos libros que nos hacen volver a nuestros orígenes y reconciliarnos con los “hombres y mujeres” que fuímos.  Dejemos que hable un autor, Henry Thoreau en  su obra:   TODO LO BUENO ES LIBRE Y SALVAJE,  y ya lo decía en sus diarios: “Mi profesión consiste en estar siempre alerta para encontrar lo divino en la naturaleza; conocer los lugares por los que acostumbra a merodear. Asistir como espectador a
todos los oratorios, a todas las óperas salvajes.”(Diarios, 7 de septiembre de 1851).

En nuestras relaciones con los animales, yo os recomiendo tres lecturas imprescindibles: 

No es un libro caro, y no tiene desperdicio, os cito aquí: “A la mayoría de las personas todavía les cuesta mucho aceptar que los animales también tienen derecho a tener derechos. Sin embargo, saben que esta afirmación no implica que deban dar la misma importancia moral a su gato que a su hermana…”

Otro título más novelado y más desde otro punto de vista: hombres y lobos haciéndose amigos.  Los que tenemos mascotas viviendo en casa nos “animalizamos” o los “humanizamos”, y la frontera se vuelve más sutil.


La amistad a veces puede ser sorprendente. En un lenguaje sencillo

En el mundo animal existen emociones. Este libro nos permite descubrirlas.

Sigo con el fondo de Errata Naturae: toda una delicia para los “naturales” Henry Thoreau y sus libros: http://erratanaturae.com/libro/un-paseo-invernal/.

Luego están nuestras relaciones con las plantas, nos enseñan, nos curan, nos evaden, nos cobijan, nos proporcionan placer y están ahí, a nuestro alrededor, en selvas, en bosques, en jardines, en macetas. Mi balcón no sería el mismo sin mis macetas: aloe vera, geranios, suculentas, me permiten soñar con esos paraísos verdes que te oxigenan el cuerpo y el espíritu.

Os recomiendo un libro que ya aguarda en mis estantes: La vida secreta de los árboles,  de Peter Wohlbeen: el autor es un guarda forestal que escucha a los árboles y descubre mil y una sensaciones y relaciones. Gracias a una amiga lo descubrí e investigué.

https://www.edicionesobelisco.com/libro/2183/la-vida-secreta-de-los-arboles

Podéis leer el primer capítulo y luego comentarme. Espero vuestras opiniones. Os dejo con un bello mensaje, se trata de un cortometraje, como dice mi hijo Daniel: bonito y triste.

https://youtu.be/1nWWC7K0Ckg

Un vídeo: una explicación y unos libros.

La semana pasada puse un vídeo que muestra a una bellisima mujer, una amiga, hablando de un niño maravilloso que he conocido, su hijo. Aritz tiene síndrome de Down, y colgar este vídeo en mi blog tiene mucho sentido porque comparto su dolor y su preocupación.

Mi granito de arena a su lucha en busca de una educación integradora y enriquecedora son las inclusiones de este proyecto: Workshoporienta y que os animo a visualizar en Youtube. Hay varios testimonios de padres y madres, de profesores y orientadores, que nos muestran la realidad de una escuela que necesita ¡ya! un cambio porque hay niños y niñas con una realidad distinta que necesitan, que  quieren ser uno más dentro de la realidad educativa. Generalmente llevan unas etiquetas, que pueden ayudar o no, pero que no deben ser barrera ni obstáculo para una educación inclusiva.

 

Libros sobre las nuevas formas de educar, orientar e integrar hay muchos: yo empezé con César Bona, por la recomendación de una amiga, y disfruté al leerlo por la frescura de sus ideas y aportaciones.


Luego editaría otro más: Las escuelas que cambian el mundo. También altamente recomendable porque nos narra experiencias reales de escuelas reales que están “cambiando” su forma de hacer en el mundo escolar.

Os dejo un enlace con 75 libros muy dispares, algunos han pasado por mis manos, algunos los he curioseado, otros me los han citado y también los hay que no conozco pero cuya reseña me parece interesante. Espero que os pueda servir. El enlace viene indicado para docentes pero creo que se puede extender a los que nos preocupa este tema,  los que no sean de trabajo exclusivo en el aula.

https://www.educaciontrespuntocero.com/formacion/libros/los-mejores-libros-para-docentes/17341.html

Amo el libro de bolsillo, aunque sea maxi (1ª parte)

¡Me gustan todoooooos los libros!, de todos los tamaños, colores y formas, a veces me preguntan por un libro por su color, siiiiií, y he tenido en mis manos libros redondos, con forma de estrella y libros musicales, libros con texturas y tropezones, libros en blanco y negro, libros mágicos y libros muy gordos.

Pero, AMO EL LIBRO DE BOLSILLOmis preferidos, son los del formato bolsillo.  Más pequeños, más baratos, más prácticos.


Yo tengo muchos en edición pequeña y recuerdo con una sonrisa que muchas personas  me han preguntado  si eran versiones reducidas, o resúmenes  y yo les decía que no, que el texto estaba al completo, pero no sé, se iban con la duda. Desconfiados! El libro de bolsillo unifica tamaño y contenido.  Para mí son pequeños tesoros porque lo pequeño me fascina.

En el 2013 este formato bajó en ventas y sigo sin comprenderlo. Es una forma accesible de que todos tengamos libros superinteresantes a un precio módico.

Existe una gran variedad y selección de títulos, y me gustan por su formato compacto y viajero. Me gustan las cosas pequeñas, no sólo los libros. Pienso que son las pequeñas cosas las que realmente valen la pena emprender, día a día,  pasito a pasito. Ya llegarán los grandes gestos, al final, cuando todo esté en su lugar.

En esos  diseños menudos caben mil voces grandes, desde el Quijote, yo atesoro uno de la editorial Planeta, de 1990 con texto estudiado por un maestro, Martín de Riquer, que está subrayado y rotulado, pasando por poetas maravillosos en antologías  y selecciones, hasta las últimas novelas de los grandes autores, los esperados, y leerlos en esta medida te da una idea de cómo la esencia viene en frasco pequeño. Casi todas las editoriales disponen de una colección de bolsillo: mini, mega o simplemente eso BOLSILLO.  Y algunas los adornan más, con tapas de cartoné y unas ilustraciones que te dejan enamorado/a.

Está también la clásica de COMPACTOS de Anagrama donde hay un sinfín de títulos, estos eran los que yo leía en mi etapa juvenil porque mis fondos monetarios eran escasos. Luego me olvidé del bolsillo y compaginé biblioteca y compra. Un título que me encantó fue 84, Charing Cross Road, donde una joven escritora de Nueva York entabla amistad mediante cartas con un librero de Londres. En esas cartas se va entretejiendo una vida llena de amor por los libros y la literatura, una amistad a pesar de la distancia y claro, yo me enamoré enseguida.

 

Espero que pinchéis en la imagen y así podéis verlo en la web de la editorial Anagrama. Feliz fin de semana.

Amor, amor, amor: un pequeño homenaje

Para los que disfrutan del AMOR, y para los que lo disfrutaremos, mis agradecimientos.

Sin amor no hay vida ni creación. Así que me pongo ¿romántica? según la web que he consultado, “los románticos se refugiaron en los ideales y se centraron en los sentimientos del  ser humano”.                                                                                       
Fuente: https://www.caracteristicas.co/romanticismo/#ixzz571H7aAmJ

Centrémonos en un sentimiento universal precisamente hoy: en el amor.

Yo le rindo homenaje, porque me da fuerzas para continuar y porque me llena de paz, el amor por mis hijos ahora mismo me permite haceros compañía y espero que algo más, y porque viví momentos sin amor, precisamente. Libros y música, y películas, y amigos, ¡ay, sin ellos!!! imposible rememorar nuestros recuerdos sin esas personas queridas. Los amigos.

Pero toca cantarle al amor. Y os dejo a Rosana, cantautora que me encanta desde hace una década o más: (al pinchar sobre la imagen tendréis un videoclip de ella).

EL RAYO QUE NO CESA, de Miguel Hernández.

(Al pinchar en la imagen tendréis un pdf para que lo podáis leer).

 

Resultado de imagen de el rayo que no cesa libro

En San Valentín, no todo es amor


(San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero por seguir otorgando el matrimonio a soldados  profesionales y no renunciar al cristianismo)

El calendario nos dice que llega el 14 de febrero y el marketing nos señala que es San Valentín, fecha señalada como el del día de los enamorados dos citas importantes porque van unidas.  Como humanos que somos,  debemos pasar de lo dicho al hecho:  decirle a la o las personas que amamos que es así porque el AMOR es muy importante. El AMOR es vida y es el motor que nos arrastra. El AMOR se escribe con mayúsculas cuando lo practicamos, pero y el resto del tiempo? Neruda, Garcilaso, Bécquer, García Montero, Salinas…, nos evocan el amor que vino y se fue, el amor que decide y el que es destino, el amor que se desboca y nos pervierte; nos traducen en sus versos las emociones por las que vale la pena vivir y siempre, siempre está presente el amor, sin hache.

El resto del tiempo también vivimos por amor. Lo respiramos, lo adornamos, lo maltratamos, lo divinizamos…, amor en la ensalada y en la cacerola, amor entre las sábanas y en la distancia…,  por qué si no nacieron los boleros? Una pequeña selección os dejo, instrumental, para que mientras leáis, os relájeis.

El amor lo invade todo y la literatura lo sabe bien. Os invito a que me indiquéis qué libros os han gustado y que hablan de esta clase de amor: el de  la parejaaunque  evidentemente hay más clases de amor. El amor empieza en una mísma, donde si no, y acaba…, ¿tiene fin el amor? creo que no. Incluso los literarios, los que se inventan y argumentan los autores de ficción, siguen vivos al finalizar el libro. No hay “the end” realmente en la novela para su historia de amor, porque aquí entramos nosotros-as, los lectores-as: retomamos la ilusión y la recreamos en nuestra propia imaginación. ¿Por qué no olvidamos ciertos títulos? porque los hacemos nuestros,  los hacemos eternos, inolvidables al unirlos a nuestras vidas; es así como pervive la literatura y es así como nos hace mejores individuos, empoderándonos en herramientas para vivir nuestra “love story”con pasión y con sabiduría.

Hace unos años un amigo, lector voraz, me regaló una novela: NOSOTROS DOS COMO EN UNA NOVELA, de Paola Calvetti.  

Os la recomiendo porque a mí me encantó: es una historia de amor entre libros, cartas y viajes. Dos personas se encuentran y desencuentran en una librería “Sueños y Hechizos”, donde su propietaria sabe de libros pero no es muy sabia en amores. Y aquí os dejo: espero vuestras recomendaciones porque me enseñáis mucho.  FELIZ SAN VALENTIN!!!!!!!

Novelas del oeste, novelas de amor

¿Por qué este título? Cuando era niña acostumbraba a leer sin ton ni son, y  sin darme cuenta lo hacía siguiendo los pasos de mi padre y de mi madre. De él me apropié las novelas del oeste, las famosas novelitas de Marcial Lafuente Estefanía, que íbamos a cambiar al quiosco los domingos por la mañana, y de ella, las novelas de amor de Corín Tellado. Ese era mi santuario, el quiosco que había un par de calles más abajo de la nuestra. Chuches y libros. Mi paraíso. Me intrigaba saber que buscaban mis mayores en esa literatura y ahí estaba: EL AMOR y  LA AVENTURA. 

Tierras lejanas en un continente que sólo veía en la tele y en los mapas de mis libros de texto. Historias de amor que  insinuaban, que nos hacían soñar y creer que había desconocidos que te aguardaban al otro lado del mundo. Aventuras que a mí al menos sonaban a música celestial ,  y aunque los nombres  se repetían en los argumentos una y otra vez, nunca me saciaba :era muy jovencita. Y muy impresionable, claro está.  Mis 10, 11, 12 años no son los de ahora.

Afortunadamente “mis” novelas del oeste perduran y os puedo invitar a que conozcáis  una colección increíble, que no deja de recomendarme un buen amigo: de la editorial Valdemar, la colección Frontera, con 16 novelas publicadas y cuyos títulos son así de sugerentes: BAJO CIELOS INMENSOS; CENTAUROS DEL DESIERTO; EL ÁRBOL DEL AHORCADO; LOS CAUTIVOS, y UN TRONAR DE TAMBORES, por ejemplo. La primera de ella sirvió a un famoso director que os sonará, Howard Hawks, para rodar UN RIO DE SANGRE, donde además de los exploradores y la  caza se nos habla de un mundo donde la presencia de una mujer lo altera todo. 

Si es que movemos el mundo, y no sólo las pasiones. Las mujeres digo, somos vida en movimiento, y conviene recordarlo porque estamos presentes y SOMOS,  y por eso las novelas románticas de Corín Tellado me vienen otra vez a la memoria. Ahí descubrí los primeros amores y es curioso pensar cómo te marcan esas lecturas: amor y desamor, pasión sin sexo, censura que obligaba a la boda dichosa…, ¿quién no las recuerda? Hablo de una generación, claro y lo hago con añoranza, perdonadme, porque ahora mismo las nuevas tecnologías, dejan poco a la imaginación.  Pero estamos aquí gracias  a ellas.

 

 

¿Leer para educar?

Buenas tardes, con las manos frías y una taza de humeante té,  empiezo esta reflexión para conocer vuestros pareceres y compartir.  En la era del Hermano mayor, la Adolesciencia, y los Padres que lloran en la almohada, parece que leer sobre cómo educar, qué transmitir y los hijos es todo un deber porque andamos perdidos, señoras y señores. Unos más que otros, lo confieso ya que yo estoy en este primer grupo: el de los perdidos.Y no en un paraíso precisamente. Ni de lejos. Cada día que pasa me pruebo a mí misma y descubro que puedo ser mejor que el día anterior pero cuando me giro hacia la siguiente mañana, vuelven mis inquietudes  y mis culpas. Nadie me dijo que me sentiría así. Por eso este blog me permite acercaros a mis vivencias y ver que ahí afuera, todos somos de carne, hueso y dudas.

En mi biblioteca particular, aparte de los titulos arriba indicados, tengo muchos más. Leídos, releídos, subrayados, con lápiz, con fluorescente y requeteleídos. Pero una cosa es la lectura y otra la puesta en marcha de lo que en esas lecturas se dice.  Y hace falta mucho valor, y dejar atrás la pura palabra para entender a los hijos en el día a día. Digo “entender” pero digo también acompañar, guíar, comunicar.

Los valores están claros pero necesito releerlos y clarificarlos cada vez que surge un problema en la vida cotidiana. También recurro a las madres amigas, en este caso,y a veces a los padres amigos porque su experiencia vital para mí supone mucho. Hay distintas corrientes en este mar de libros sobre la educación pero creo que al final todos te dan el mismo mensaje: AMOR, DISCIPLINA (sin gritos) y RUTINAS. 

Los hijos, y creo que nosotros mismos, necesitan, necesitamos, estructura, porque al fin y al cabo nuestras pequeñas estructuras forman una  a una la sociedad en la que vivimos.  A veces esa base se tambalea, así ha sido en mi caso, y entonces estas lecturas te AYUDAN, te APOYAN, y es que yo siempre he recurrido a los libros para paliar mis penas:

Pórtate bien, de MªLuisa Ferrerós,  de editorial Planeta.

El pequeño dictador, de Javier Urra,  de editorial Esfera.

Educar niñas, de Steve Biddulph,  de editorial Alba.

Disciplina inteligente, de Vidal Schimill, de editorial Mensajero.

Educar sin pareja, de Carl. E. Pickardt, de editorial Medici.

¿Sigo? mi listado es muy variado, porque según me han surgido los problemas, o las circunstancias, me he ido a buscar un libro determinado. ¿Y vosotros/as? ¿habéis tenido un libro de referencia, de “mesita de noche” para esas edades peligrosas? Pienso que en el día a día los éxitos que vivimos como padres, en mi caso, en busca de la estructura perdida, radican en ese hecho precisamente: en el intento.

Feliz semana.

 

Las bibliotecas

¿Qué tal llevamos el nuevo año? ¿hemos dado ya comienzo a nuestros propósitos del  2018? yo casi casi. Estoy cuidándome más, leyendo más y saliendo más. En una de esas salidas,  hoy he ido a la biblioteca cercana a casa, a 5 minutos, para obtener un libro de lectura obligatoria de mi hija. Está en 1º de la ESO y les dan lecturas programadas. No sé quien escoge los títulos pero el hecho de que sean “obligatorias” les quita cierto encanto. ¿Dónde queda el libre albedrío de elegir un libro que nos llame la atención o que nos hayan recomendado? ¿dónde el placer de descubrir y de hurgar en las estanterías de una librería  o de una biblioteca? Siempre me ha parecido contraproducente el hecho de “obligar” a leer.  Y hoy leyendo un artículo en la revista QUÉ LEER sobre las lecturas favoritas de los millennials , me ha dado por pensar en que si esa “obligación” ayuda o no a fomentar que nuestros hijos/as, sobrinos/as y nietos/as lean.

En esta época de tecnología: móviles, tablets, apps, etc etc, cada vez hay más opciones para facilitar la lectura: audiolibros, wattpad (que es una aplicación que te permite leer allá donde vayas), ebooks, y  un sinfín de medios más, y sin embargo, seguimos obligando a los más jóvenes a leer determinados libros. No tengo nada en contra de esos libros, de hecho su calidad imagino que será variable y variada, pero ¿ por qué no se les da una serie de opciones y no un sólo título?

Siempre he imaginado el cielo como una inmensa biblioteca, sólo que no puedes quedarte los libros para siempre. En las bibliotecas, después de casa, deberían darse encuentros entre los futuros lectores y los libros. Y esas visitas deberían ser frecuentes, como gestos habituales, como guiños de complicidad. Hoy, la persona que me ha atendido en la sala infantil-juvenil me ha sugerido un título para mi hija, dados sus gustos, tras yo mencionarle el tema. Ha sido muy amable, en el sentido que quería ayudar y eso es de agradecer. Quizás deberían contar con esas personas para elaborar listados de libros positivos, es decir, que indujeran a la lectura con pasión y libertad.

En Pinterest hay fotos impresionantes sobre bibliotecas que nos dejan fascinados. Yo recomiendo un libro, que sé es caro, pero que se podrá consultar en cualquier biblioteca.

Libro de la editorial Nerea

Es un libro cuyo subtítulo: “un patrimonio mundial” ya nos habla de la importancia de estos espacios abiertos al pensamiento y la creatividad para ponerlos al alcance de  todos. Y esos todos somos nosotros, lectores itinerantes. En cada época y en cada civilización hemos ido reinventando ese concepto. Antaño yo quería ser bibliotecaria.

Feliz descubrimiento.

¿Por qué recomendar libros?

Cuando alguna persona te recomienda un libro, y suele ser a menudo, agudizas tu memoria y tomas nota mentalmente porque si esa persona es allegada, seguramente harás caso de la recomendación.Así me han ido llegando a mí, muchos títulos: de amigas, de amigos, de personas del trabajo, de clientes…, tendría que llevar un cuaderno porque son muchas.

Para mí recomendar es fácil en ocasiones, en otras no. Depende del destinatario, y eso me está pasando con una amiga. Lleva tiempo sin leer y me pidió que le escogiese un libro que la cautivase. Le voy dando vueltas a la cabeza,y creo que me podréis ayudar. Os propongo que cuando dispongáis de un ratito suelto, me pongáis en “comentarios” el título de un libro que os haya gustado mucho este último año 2017.

Mi primera propuesta a esta amiga fueron dos títulos de Mamen Sánchez: LA FELICIDAD ES UN TÉ CONTIGO

Este fue el primero en publicarse y os lo recomiendo ávidamente. Es una autora comparable a Ramón J.Sénder (La tesis de Nancy) por su humor y su sinfín de aventuras. Y como tema principal sin duda el amor.  Para disfrutar sin más.

Y el otro título es: SE PROHÍBE MANTENER AFECTOS DESMEDIDOS EN LA PUERTA DE LA PENSIÓN

Otro título singular y divertido donde me viene  a la cabeza las disparatadas historias de los hermanos Marx con sus idas y venidas, sus multitudes de personajes y sus salidas de tono. Para reir y ver que la vida a veces te da mucho humor. Y es que sin humor es difícil avanzar.

Ambos son altamente recomendables. Buen inicio de semana

¿Por qué los libros?

Un nuevo día, una nueva entrada, un nuevo libro.

Lo mejor para buscar un libro es pasearse por la ciudad y visitar los escaparates de las librerías, quioscos, papelerías y hasta en ciertas fechas los puestos de librerías de antiguo. En caso de que llueva o no tengamos ganas de salir, abrimos el portátil y nos sentamos plácidamente: internet y San Google nos permitirán navegar por el mar de novedades que se publican. Diaria, semanal y mensualmente nos llegan los boletines de información con libros nuevos, reediciones y nuevos autores. Los magazines de los fines de semana nos reseñan títulos por doquier. Y todos parecen interesantes.
¡Es imposible ponerse al día! pero entonces hay que intentar ver qué o porqué nos apetece leer. Soy de la opinión que hay un libro para cada persona, sólo hay que saber encontrarlo, y que esa decisión sea la acertada depende de que las 20 primeras páginas nos adentren en un mundo maravilloso llamado ficción o no ficción.
¿Novela? ¿poesía? ¿ensayo, recopilación de artículos…?¿ buscamos un determinado tema de actualidad?¿ tenemos que hacer un regalo?¿ Tenéis que  recomendar un libro para alguien que está deprimido o necesitado de apoyo?  Sea cual sea lo encontraremos si nos dejamos llevar por la fascinación de las palabras pero no hay que perderse en el sinfín de títulos.

Hace muchos años, un grupo de compañeras de estudios y yo ideamos un proyecto final para el curso, el módulo de  Biblioteconomía. El tema central era la animación lectora hacia niños, de todas las edades. Recuerdo lo difícil que fue ponernos de acuerdo en elegir los libros que nos “ayudarían” a realizar las actividades que componían el proyecto.

¿Sabéis quién es el Pollo Pepe? os remito al enlace de la editorial  SM, donde encontraréis información sobre este libro infantil, que fue nuestro escogido para la actividad con los más pequeños.

https://es.literaturasm.com/libro/pollo-pepe#gref

Si os lo cuento es para que veáis que cinco mujeres muy dispares en gustos literarios fueron capaces de ponerse de acuerdo y diseñar una actividad de animación a la lectura. Volvemos a nuestra idea principal, porque si estáis aquí leyéndome es porque estamos de acuerdo en una cosa: LOS LIBROS ESTÁN AQUÍ PARA QUE LOS DISFRUTEMOS.