La vuelta de tuerca: más recomendaciones

Estoy enfrascada en varias lecturas, es mi defecto, y ahora que estoy en una época tan especial,  Navidad dulce Navidad, no las frecuento mucho por la falta de tiempo. Irónico.  Eso no quita que no deje de mirar libros y más libros, admirada y asombrada a la vez. Las recomendaciones vienen de todas partes: publicidad, amigos, revistas literarias,  internet, etc. Continuar leyendo “La vuelta de tuerca: más recomendaciones”

En San Valentín, no todo es amor


(San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero por seguir otorgando el matrimonio a soldados  profesionales y no renunciar al cristianismo)

El calendario nos dice que llega el 14 de febrero y el marketing nos señala que es San Valentín, fecha señalada como el del día de los enamorados dos citas importantes porque van unidas.  Como humanos que somos,  debemos pasar de lo dicho al hecho:  decirle a la o las personas que amamos que es así porque el AMOR es muy importante. El AMOR es vida y es el motor que nos arrastra. El AMOR se escribe con mayúsculas cuando lo practicamos, pero y el resto del tiempo? Neruda, Garcilaso, Bécquer, García Montero, Salinas…, nos evocan el amor que vino y se fue, el amor que decide y el que es destino, el amor que se desboca y nos pervierte; nos traducen en sus versos las emociones por las que vale la pena vivir y siempre, siempre está presente el amor, sin hache.

El resto del tiempo también vivimos por amor. Lo respiramos, lo adornamos, lo maltratamos, lo divinizamos…, amor en la ensalada y en la cacerola, amor entre las sábanas y en la distancia…,  por qué si no nacieron los boleros? Una pequeña selección os dejo, instrumental, para que mientras leáis, os relájeis.

El amor lo invade todo y la literatura lo sabe bien. Os invito a que me indiquéis qué libros os han gustado y que hablan de esta clase de amor: el de  la parejaaunque  evidentemente hay más clases de amor. El amor empieza en una mísma, donde si no, y acaba…, ¿tiene fin el amor? creo que no. Incluso los literarios, los que se inventan y argumentan los autores de ficción, siguen vivos al finalizar el libro. No hay “the end” realmente en la novela para su historia de amor, porque aquí entramos nosotros-as, los lectores-as: retomamos la ilusión y la recreamos en nuestra propia imaginación. ¿Por qué no olvidamos ciertos títulos? porque los hacemos nuestros,  los hacemos eternos, inolvidables al unirlos a nuestras vidas; es así como pervive la literatura y es así como nos hace mejores individuos, empoderándonos en herramientas para vivir nuestra “love story”con pasión y con sabiduría.

Hace unos años un amigo, lector voraz, me regaló una novela: NOSOTROS DOS COMO EN UNA NOVELA, de Paola Calvetti.  

Os la recomiendo porque a mí me encantó: es una historia de amor entre libros, cartas y viajes. Dos personas se encuentran y desencuentran en una librería “Sueños y Hechizos”, donde su propietaria sabe de libros pero no es muy sabia en amores. Y aquí os dejo: espero vuestras recomendaciones porque me enseñáis mucho.  FELIZ SAN VALENTIN!!!!!!!

Novelas del oeste, novelas de amor

¿Por qué este título? Cuando era niña acostumbraba a leer sin ton ni son, y  sin darme cuenta lo hacía siguiendo los pasos de mi padre y de mi madre. De él me apropié las novelas del oeste, las famosas novelitas de Marcial Lafuente Estefanía, que íbamos a cambiar al quiosco los domingos por la mañana, y de ella, las novelas de amor de Corín Tellado. Ese era mi santuario, el quiosco que había un par de calles más abajo de la nuestra. Chuches y libros. Mi paraíso. Me intrigaba saber que buscaban mis mayores en esa literatura y ahí estaba: EL AMOR y  LA AVENTURA. 

Tierras lejanas en un continente que sólo veía en la tele y en los mapas de mis libros de texto. Historias de amor que  insinuaban, que nos hacían soñar y creer que había desconocidos que te aguardaban al otro lado del mundo. Aventuras que a mí al menos sonaban a música celestial ,  y aunque los nombres  se repetían en los argumentos una y otra vez, nunca me saciaba :era muy jovencita. Y muy impresionable, claro está.  Mis 10, 11, 12 años no son los de ahora.

Afortunadamente “mis” novelas del oeste perduran y os puedo invitar a que conozcáis  una colección increíble, que no deja de recomendarme un buen amigo: de la editorial Valdemar, la colección Frontera, con 16 novelas publicadas y cuyos títulos son así de sugerentes: BAJO CIELOS INMENSOS; CENTAUROS DEL DESIERTO; EL ÁRBOL DEL AHORCADO; LOS CAUTIVOS, y UN TRONAR DE TAMBORES, por ejemplo. La primera de ella sirvió a un famoso director que os sonará, Howard Hawks, para rodar UN RIO DE SANGRE, donde además de los exploradores y la  caza se nos habla de un mundo donde la presencia de una mujer lo altera todo. 

Si es que movemos el mundo, y no sólo las pasiones. Las mujeres digo, somos vida en movimiento, y conviene recordarlo porque estamos presentes y SOMOS,  y por eso las novelas románticas de Corín Tellado me vienen otra vez a la memoria. Ahí descubrí los primeros amores y es curioso pensar cómo te marcan esas lecturas: amor y desamor, pasión sin sexo, censura que obligaba a la boda dichosa…, ¿quién no las recuerda? Hablo de una generación, claro y lo hago con añoranza, perdonadme, porque ahora mismo las nuevas tecnologías, dejan poco a la imaginación.  Pero estamos aquí gracias  a ellas.