Sigo amando los libros de bolsillo (2ªparte)

De nuevo vuelvo al tema de los libros en formato pequeño. Cuando arrecia el calor, las editoriales nos premian con libros más cómodos y más variedad de títulos para escoger. Yo me pierdo porque las miniaturas son mi debilidad.  Otras veces en palabras anteriores os he hablado de las cosas pequeñas, y  siento igual, por ejemplo, los libros: envueltos en papel o cartoné, con sobrecubierta o sin ella, el libro te regala el mundo. De hecho, su creador los quería útiles para viajes y paseos y los describía como “de forma compacta”. Ligero equipaje.

¿Qué mundo quieres en tu libro?¿Qué mundo? Tú eliges.

Romántico, intrigante, pensativo, sugerente,erótico, divertido…, en cada momento uno necesita un libro distinto. Incluso de la famosa etiqueta: “AUTOAYUDA”.  Hay libros que te ayudan y libros que te odian, cierto, bien porque no resuelves el misterio, bien porque los protagonistas son imposibles, bien porque el autor no nos transmite, no nos comunica.

Todos los autores no nos alcanzan en su discurso, y quien diga lo contrario, yo creo que es muy optimista. En este formato  para mí, a lo mejor esto no es compartido, la facilidad  de lectura te lleva antes a esa conclusión: si te gusta o no, si te llega o no el mensaje.

Casi todas las editoriales disponen de una colección de bolsillo, otras no, ya os hablé de Anagrama, una de mis favoritas de juventud, pero existen muchas más: B de bolsillo de Ediciones B, Austral básicos de Espasa Calpe, cuyo precio es superatractivo: 2.95 euros,  y también Austral singular en tapa dura; Booket de Planeta, continuando con las grandes editoriales, Debolsillo del grupo Random Mondadori,  o MaxiTusquets donde me he terminado la primera parte de 1Q84 que ya os mencioné de Murakami. Me ha costado porque no he sido regular en su lectura, el tiempo escasea a pesar de que cuento con más horas.  Es un libro que te complica la vida. Los autores japoneses no son objeto de mi devoción por cuanto no he leído mucho pero su forma de ver el mundo me desconcierta. Murakami me habla de un Japón que no conozco, como ya hizo anteriormente en Tokio blues, sólo que ahora hay dos lunas y una especie de seres que escriben el Universo.

No dudéis en echar un vistazo en vuestras librerías y quería invitaros a que me digáis donde soléis mirar libros, comprando o no, y también en vuestras bibliotecas, porque ahí el bolsillo escasea un poco ya que al ser prestados, se solicitan libros que duren más. Por supuesto también están las grandes superficies, donde exponen casi siempre ofertas y novedades. Os espero.