Apostar por las palabras

Se oye mucho que la poesía sensitiva, que es la poesía esencial, debilita, y que es propia de soñador; que no es un empleo poderoso de la vida…//No, la poesía delicada no debilita. No se es débil por ser fino, sino por ser esterior; no por sentimiento profundo, sino por postizo injenio. Hombre y mujer son igualmente fuertes, y si por “afeminado”, esa palabra tan pobre, tan despectiva para la mujer, se quiere decir débil, “afeminados” pueden ser el hombre y la mujer..

 

Continuar leyendo “Apostar por las palabras”