2 DE ABRIL: DIA DEL LIBRO INFANTIL

Cuando era niña mis lecturas eran los tebeos, o cómics actualmente, y  también las novelas ilustradas de aventuras, y los poemas. Yo heredaba libros de mi hermana y de mi padre, aunque su género era las novelitas del oeste.  Cuando me quedé embarazada ya empezé a comprar libros infantiles, cuentos ilustrados y otras curiosidades.  El mundo del  libro infantil es muy rico y muy amplio. Difícil elegir. Difícil separar lo que le gusta al adulto de lo que le gusta al niño o a la niña.

A veces queremos que los niños dejen de serlo y buscamos libros que nos parecen “mejor” a nosotros por lo didáctico, por el estilo o por los colores o porque son “menos infantiles”.

Quizá lo que tengamos que hacer sea llevar al niño o a la niña con nosotros cuando elijamos un libro para ellos. Permitirles que su elección sea “suya”, al igual que su disfrute. Invitémosles así a mirar, a observar y a detenerse en esta carrera que parece el día a día.

Os remito a las palabras de Kęstutis Kasparavičius (1954), ilustrador de libros infantiles en Fondo de Cultura Económica editorial.

Los libros ayudan a no acelerarse, enseñan a observar; los libros invitan, incluso obligan a acomodarse, pues casi siempre los leemos sentados, poniéndolos en la mesa o en el regazo, ¿no es así?

¿Y acaso no habéis experimentado otra maravilla: que cuando leéis un libro, el libro os lee a vosotros? Sí, sí, los libros también saben leer. Os leen la frente, las cejas, las comisuras de los labios, que ahora suben, ahora bajan; sobre todo, por supuesto, os leen los ojos. Y por los ojos entienden… adivinan… Bueno, ¡vosotros mismos sabéis qué!

Feliz día del Libro Infantil y Juvenil!!!

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *