A mes corto, entrada corta

Se acaba el mes y no escribo.

La rutina, los nuevos intereses, el apremio por llegar, ¡uff!, es desorbitante este querer y no poder. O no saber. Dejémoslo ahí.

Me pongo a ello porque echo en falta teclear con absoluta libertad, que es lo que me da este blog. Libertad.

Mis recomendaciones son si duda que leáis y que si os apetece escribáis todo lo que sintáis o pase por vuestra cabeza. Lluvia de ideas. O si preferís un baño, si  es de palabras, no perjudica al medio ambiente que nos rodea. Hay tantas noticias sobre su declive que me deprimo, os lo digo en serio, e intento hacer en mi pequeña medida lo que puedo.

Leer incentiva el hacer cosas. Por experiencia lo sé y os lo confirmo.

Leer a estas alturas, es mi pequeño privilegio. Me lo he ganado.

Y esta deshilvanada entrada, mini, viene a cuento porque estoy trabajando con escritura expresiva, terapéutica y también creativa. Estoy  explorando mis otros “yo”. Mis viajes son hacia los libros y desde los libros. Mis reflexiones igual.  Pero todo esto no sería posible si no tengo en cuenta a mis lectores, y me hace muy feliz, saber que estáis ahí.

Qué vuestro día, vuestra semana y vuestras lecturas sean felices.

 

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *