Amo el libro de bolsillo, aunque sea maxi (1ª parte)

¡Me gustan todoooooos los libros!, de todos los tamaños, colores y formas, a veces me preguntan por un libro por su color, siiiiií, y he tenido en mis manos libros redondos, con forma de estrella y libros musicales, libros con texturas y tropezones, libros en blanco y negro, libros mágicos y libros muy gordos.

Pero, AMO EL LIBRO DE BOLSILLOmis preferidos, son los del formato bolsillo.  Más pequeños, más baratos, más prácticos.


Yo tengo muchos en edición pequeña y recuerdo con una sonrisa que muchas personas  me han preguntado  si eran versiones reducidas, o resúmenes  y yo les decía que no, que el texto estaba al completo, pero no sé, se iban con la duda. Desconfiados! El libro de bolsillo unifica tamaño y contenido.  Para mí son pequeños tesoros porque lo pequeño me fascina.

En el 2013 este formato bajó en ventas y sigo sin comprenderlo. Es una forma accesible de que todos tengamos libros superinteresantes a un precio módico.

Existe una gran variedad y selección de títulos, y me gustan por su formato compacto y viajero. Me gustan las cosas pequeñas, no sólo los libros. Pienso que son las pequeñas cosas las que realmente valen la pena emprender, día a día,  pasito a pasito. Ya llegarán los grandes gestos, al final, cuando todo esté en su lugar.

En esos  diseños menudos caben mil voces grandes, desde el Quijote, yo atesoro uno de la editorial Planeta, de 1990 con texto estudiado por un maestro, Martín de Riquer, que está subrayado y rotulado, pasando por poetas maravillosos en antologías  y selecciones, hasta las últimas novelas de los grandes autores, los esperados, y leerlos en esta medida te da una idea de cómo la esencia viene en frasco pequeño. Casi todas las editoriales disponen de una colección de bolsillo: mini, mega o simplemente eso BOLSILLO.  Y algunas los adornan más, con tapas de cartoné y unas ilustraciones que te dejan enamorado/a.

Está también la clásica de COMPACTOS de Anagrama donde hay un sinfín de títulos, estos eran los que yo leía en mi etapa juvenil porque mis fondos monetarios eran escasos. Luego me olvidé del bolsillo y compaginé biblioteca y compra. Un título que me encantó fue 84, Charing Cross Road, donde una joven escritora de Nueva York entabla amistad mediante cartas con un librero de Londres. En esas cartas se va entretejiendo una vida llena de amor por los libros y la literatura, una amistad a pesar de la distancia y claro, yo me enamoré enseguida.

 

Espero que pinchéis en la imagen y así podéis verlo en la web de la editorial Anagrama. Feliz fin de semana.

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *