Elvira Lindo

Mi descubrimiento de esta autora fue gracias a esta novela infanto-juvenil titulada  MANOLITO GAFOTAS, hace muchos años.

Cuando lo reeditaron me hizo mucha ilusión, y de hecho leí el primero de los libros con mi hijo, en mi afán de motivarle a leer. Lo leímos a dúo, y le gustó la experiencia y el libro. Manolito me permitió adentrarle también en mi infancia y así hacer más llevadero el mundo de las letras a un niño que es puro movimiento y pura visión. Con él una imagen vale más que mil palabras.

El año pasado retomé a esta autora, con un libro-diario que me encandiló: NOCHES SIN DORMIR.

 

La editorial lo califica de “Una mirada literaria y artística sobre una ciudad inimitable, Nueva York”, pero yo lo veo como un cuaderno donde su autora, una española en Nueva York, hace balance de su vida y de la ciudad que la rodea, que la ha acogido durante varios años, once para ser exactos.  Y me recuerda a esa narradora que hablaba desde la voz de Manolito, con candidez, humor, sinceridad y perplejidad ante todos los acontecimientos.

Ahora que estoy terminando otro de sus libros: LO QUE ME QUEDA POR VIVIR, me resulta aún más familiar su estilo, y reconozco  su humor cotidiano y al mismo tiempo su naturalidad para hacer visibles las cosas más rutinarias, pero con una visibilidad que roza la belleza, a veces la ternura. Me he sentido muy identificada con esa madre soltera que abarca el mundo a través de su hijo.

Sobre Nueva York, si pensáis viajar allí, publicó con anterioridad otro libro: LUGARES QUE NO QUIERO COMPARTIR CON NADIE,  y es curioso el título porque si algo hace la autora es compartirnos sus visitas a esta gran ciudad que tanto nos atrae.

Todos están disponibles en edición de bolsillo y en formato normal, rústica con solapas.

Y ahora os dejo, me apetecía compartir estos títulos para daros ideas. Feliz semana.

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

4 opiniones en “Elvira Lindo”

  1. También les he leido a mis hijos Manolito gafotas, y ellos lo recuerdan con mucho cariño. Lo hicimos en las noches de un verano muy especial, sentados a “la fresca” de nuestra terraza. Pondré tus sugerencias en mi lista de pendientes. Gracias Pepi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *