Las bibliotecas

¿Qué tal llevamos el nuevo año? ¿hemos dado ya comienzo a nuestros propósitos del  2018? yo casi casi. Estoy cuidándome más, leyendo más y saliendo más. En una de esas salidas,  hoy he ido a la biblioteca cercana a casa, a 5 minutos, para obtener un libro de lectura obligatoria de mi hija. Está en 1º de la ESO y les dan lecturas programadas. No sé quien escoge los títulos pero el hecho de que sean “obligatorias” les quita cierto encanto. ¿Dónde queda el libre albedrío de elegir un libro que nos llame la atención o que nos hayan recomendado? ¿dónde el placer de descubrir y de hurgar en las estanterías de una librería  o de una biblioteca? Siempre me ha parecido contraproducente el hecho de “obligar” a leer.  Y hoy leyendo un artículo en la revista QUÉ LEER sobre las lecturas favoritas de los millennials , me ha dado por pensar en que si esa “obligación” ayuda o no a fomentar que nuestros hijos/as, sobrinos/as y nietos/as lean.

En esta época de tecnología: móviles, tablets, apps, etc etc, cada vez hay más opciones para facilitar la lectura: audiolibros, wattpad (que es una aplicación que te permite leer allá donde vayas), ebooks, y  un sinfín de medios más, y sin embargo, seguimos obligando a los más jóvenes a leer determinados libros. No tengo nada en contra de esos libros, de hecho su calidad imagino que será variable y variada, pero ¿ por qué no se les da una serie de opciones y no un sólo título?

Siempre he imaginado el cielo como una inmensa biblioteca, sólo que no puedes quedarte los libros para siempre. En las bibliotecas, después de casa, deberían darse encuentros entre los futuros lectores y los libros. Y esas visitas deberían ser frecuentes, como gestos habituales, como guiños de complicidad. Hoy, la persona que me ha atendido en la sala infantil-juvenil me ha sugerido un título para mi hija, dados sus gustos, tras yo mencionarle el tema. Ha sido muy amable, en el sentido que quería ayudar y eso es de agradecer. Quizás deberían contar con esas personas para elaborar listados de libros positivos, es decir, que indujeran a la lectura con pasión y libertad.

En Pinterest hay fotos impresionantes sobre bibliotecas que nos dejan fascinados. Yo recomiendo un libro, que sé es caro, pero que se podrá consultar en cualquier biblioteca.

Libro de la editorial Nerea

Es un libro cuyo subtítulo: “un patrimonio mundial” ya nos habla de la importancia de estos espacios abiertos al pensamiento y la creatividad para ponerlos al alcance de  todos. Y esos todos somos nosotros, lectores itinerantes. En cada época y en cada civilización hemos ido reinventando ese concepto. Antaño yo quería ser bibliotecaria.

Feliz descubrimiento.

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

4 opiniones en “Las bibliotecas”

  1. ¡¡Gracias, gracias miles por recordarnos que leer es una aventura fascinante pero que ha de partir de la persona!!

    Con lo fácil que sería proponer entre todos en clase un tema y que por equipos de trabajo/investogación buscaran libros que hablaran sobre ese tema y que se leyesen al menos uno de los libros escogidos…..¡Fácil, No?!! Hasta el profesor o profesora aprendería de sus alumnos, en vez de imponer un único critrerio porque sí…Y se desperaría en los niños o adolescentes el espíritu crítico, el trabajo en equipo colaborativo, la toma de decisiones, la responsabilidad, y el disfrute de leer aquello sobre lo que has investigado, y…, en fin, muchas cosas más.

    Un nuevo paradigma educativo está ya asomando, va despacio, pero tengo confianza en el ser humano. Lo lograremos.

    ¡Abrazos sanos y sostenibles!
    Trini

    1. Gracias a ti por tu comentario. Y es cierto, podemos tener guías porque se publica mucho, demasiado a mi entender, para que nos orienten pero debemos cultivarles el sentido crítico y dejar que elijan: acertarán, se equivocaran pero…aprenderán y disfrutarán.
      Poco a poco y como bien dices, están naciendo nuevas bases en la educación y seguramente estas ideas encontrarán su medio de expresarse.
      Feliz media semana!

  2. Yo creo que las lecturas obligadas son un error, lo pienso como lectora y por la experiencia de ser madre de dos hijos a los que les han obligado a leer en clase. A uno le encanta leer y es cierto que no tenía muchos problemas para hacerlo, pero a la otra no le gusta nada y creo que eso la terminó de” espantar “. Estoy con vosotras en que lo ideal sería varios títulos a elegir e intentar enganchar a los jóvenes con algo que les resultara atractivo y en lo que pudieran participar y decidir, con el fin de atraerlos hacia el mundo maravilloso que son los libros.

    1. Hola, Laura: estaba leyéndote y pienso como tú que la elección de las lecturas debería ser una puesta en común, porque de hecho muchos géneros literarios están decayendo por la falta de interés de los lectores. Poesía y teatro en el mundo de los niños y jóvenes está muy abandonado, por ejemplo. Ahora hay una poesía renovada desde Internet, por los youtubers, los bloggers, los twiteros, etc, etc que está francamente bien, pero nos olvidamos de muchos autores/as que son totalmente desconocidos. Muchos géneros literarios espantan a los chavales y chavalas que leen, y francamente sería bueno retomarlos. Creo que sería bueno ayudarles con una buena biblioteca familiar, en casa, y visitar con ellos las salas de lectura y las bibliotecas públicas para mostrarles la oferta que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *