Papel o tinta electrónica, that’s the question!

Hace algunos días me llegó un artículo desde Instagram en el que se hablaba del conflicto  de los libros de papel y los de soporte electrónico: el cerebro humano los prefiere, más que al formato digital. Yo también. Pueden convivir, aunque el índice de lectura de los españoles no ha ascendido mucho. Y esta situación sí que da tristeza cuando ves la cantidad de títulos que se publican y que al cabo de unos meses van a parar de nuevo a los almacenes de editoriales y distribuidoras.

Os enlazo aquí el artículo mencionado y que pertenece a otro blog:  Por qué el cerebro prefiere el papel. 

De siempre, la tecnología me ha superado, y ahora que navego por ella, con chaleco salvavidas por supuesto, veo que leer en el ordenador, en la tablet, en el e-reader me cansa MUCHO. Soy muy comodona, lo reconozco. Muchos me diréis que no, y aunque  veo las ventajas de este nuevo soporte, sigo sin inclinarme por él.  Mis razones puede que sean sentimentales.

Busco la textura del papel, su olor, sea nuevo, sea viejo, busco los errores tipográficos y los interlineados fallidos, busco el abrir y cerrar de las hojas, busco la lectura de la letra impresa en tinta y no en pantalla. Arrastro mis dedos por sus páginas y el libro me devuelve mi tacto solidario. No me llegan igual las palabras desde la pantalla. No, si el texto es largo. No, si el texto es poético y sus versos se desparraman de forma inverosímil por la hoja. No, si he de subrayar las voces que me impactan o me emocionan.

Pero el no es muy relativo porque comprendo que hay muchos libros, muchas lecturas y poco tiempo, y la lectura en el e-reader es ¿más rápida? y más económica. Se han creado plataformas para “alquilar” en vez de descargar libros. Basta con suscribirse. Véase: Nubiko, Kobo, Kindle Unlimited, Tagus, 24symbols… La descarga electrónica nos ahorra dinero, sí;  ahorra papel,  también; ahorra contacto humano, lo cual no me parece positivo. Para mí leer es un punto de encuentro entre varias personas: autores, lectores, libreros, editores, bibliotecarios, críticos,  que en el caso del libro electrónico se retrae, se retrasa al hecho de leer. Muchos estudios advierten que la lectura en esos soportes digitales no centran la atención y la comprensión se hace de forma más dificultosa para el lector. Te pierdes en la tinta electrónica. A pesar de su inmediatez y su ligero peso. Os remito a otro artículo: https://www.julianmarquina.es/10-beneficios-del-libro-en-papel-y-otros-10-del-libro-electronico/

Me ha parecido muy útil para ver si mis razones de defensa del papel seguían siendo válidas.

Muchas personas se quejan de la falta de espacio en sus casas para albergar tanto huésped de cartón, otras muchas se interrogan sobre a dónde irán a parar sus “hijos literarios” cuando ellas no estén, y están los que por leer mucho van buscando ya donde donarlos o regalarlos. Es triste que estos objetos acaben así, pero y de todas formas, los libros descargados en la tablet por ejemplo, que se hayan leído, ¿a dónde van? ¿a la papelera de reciclaje? ¿a algún disco duro extraíble? si en los tiempos que corren dedicamos mucho tiempo al ordenador, el móvil, la tablet,  la televisión, etc, nuestros ojos necesitan un descanso.

El alma necesita un descanso pero afortunadamente existe el libre albedrío y cada uno escogerá el soporte, el momento y el libro adecuados. Yo os comento que tengo en mente tres libros: EL GUARDIAN DE LOS OBJETOS PERDIDOS, de Ruth Hogan, en editorial Duomo; MEMORIAS DE UNA OSA POLAR de Yoko Tawada, en editorial Anagrama, LA INVESTIGACIÓN, de Philippe Claudel, en editorial Salamandra. 

Os deseo feliz lectura.

 

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

5 opiniones en “Papel o tinta electrónica, that’s the question!”

    1. Hola Carmen, ¿aupair?, muchas gracias por tus palabras, eso lo primero. Ahora indagaré en tu blog, y lo segundo gracias también por visitarme o suscribirte, lo que hayas hecho. Me cuesta mucho aceptar los piropos! cuando te apasiona un tema es como tener otra vida. Así lo pienso y lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *