Reyes, rebajas, relecturas

Con de Reyes, los Magos, que vinieron y se fueron, cargaditos o no,  de Rebajas, las de enero, y de Relecturas, las maravillosas relecturas que nos dan paso a redescubrirnos, iniciaremos el mes de EneRo. Juego con las letras porque me encanta. 

Ironía? No, sólo un breve repaso por aquellos libros que nos traen Recuerdos.

¿Cuántos tenéis?Destapad la caja de Pandora.

 

Este volumen de Lewis Carroll fue el regalo de una compañera de trabajo a la que también le gustaba leer. Hace poco me la encontré y fue muy grato verla.  Este poema me la evoca siempre, y retoma un poco mi pasión por el mundo mágico. Fantasmagoría,  es todo un compendio de rimas y sátira, pero sus ilustraciones, en blanco y negro,  dan algo de pavor. El  texto acaba como si de un sueño se tratase, como Cuento de Navidad, de Dickens.

Este es uno de esos libros que me puse como reto:  por su magnitud y porque  el autor me asustaba. Un hombre que subtitula el libro «Memorias de un europeo», nos  describe el mundo que se desarrolla ante él, y nos cuenta su vida, nos habla de los  poetas y de las personas que ha conocido y nos narra los acontecimientos que evidencian su época,  sus experiencias como escritor y como persona, desde la niñez. Su  estilo nos ayuda a entenderle y nos envuelve para no dejar el libro hasta el final.

Además su obra es tan extensa como admirable. Leí que un crítico calificaba su biografía de MARIA ANTONIETA, como una novela policíaca llena de intriga e interés. No tiene desperdicio.  Te olvidas que estás leyendo y lo vives, dice otro crítico. Ese es uno de mis retos para este 2019 de retos, otra vez la r.

Debería sentarme y hacer una lista de los libros que recuperé cuando me trasladé de casa de mis padres. Los metí en cajas y tras muchos años, los tengo de nuevo ante mí. Siguen en cajas. Son libros de estudio, obligatorios, son novelas que ya no me apetecen, libros que leí por curiosidad, esa sagaz inteligencia que te hace vibrar con títulos y portadas y que te obliga a explorar; son libros, repito, que rememoran una parte de mí que ya viví.

Ahora rebusco entre ellos porque me van a ser útiles. Como este QUERIDA YO, de Coloma Fernández Armero que compré allá por el año 2000 y cuyo subtítulo:

Esto es un diario. Y un plano de arquitectura. Y un laboratorio de mujeres…

es como el leiv motiv de mi futuro. Comentaros que la lectura de este libro me llevó a descubrir a Paul Auster, con su TRILOGIA DE NUEVA YORK , que me dejó patidifusa.  Los personajes de esas novelas iniciales me dejaron traspuesta en un mar de abstracción y preguntas. Parecía que no había salida en sus vidas para nada. La respuesta era la no solución. Ahora mismo escribo esto y pienso en mi problema personal, cuestionándome esta maternidad y siento deciros que tampoco veo solución inmediata. Pero escribo y leo, y os presiento.

Esta sería mi respuesta a la no solución: LEER.

 

Autor: Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *