En los confines de tu casa

Ha llegado la Pascua y estamos en casa, es nuestro refugio. Vivimos en nuestras cuatro paredes  más de lo que estamos acostumbrados habitualmente, y pensando, pensando, he tenido algunas ideas que os quiero compartir, para que nuestras islas no sean embarcaderos derrotados.

Fotografia de L. M. V(mi hija)

Fotografia de L. M. V(mi hija)

 

Hay personas que sin embargo viven otras realidades.

Esas situaciones nos recuerdan que hay una enfermedad que está cambiando el mundo. Para bien y para mal. Los que se van, no van a volver y cualquier epitafio se queda escuálido ante los números. Los que se quedan, han de cuidarse y cuidar; los que se irán, no quiero ni pensarlo. Hay una enfermedad que parece surgida de la nada y nos está marchitando la primavera, y con ella, el ritual de la vida. Puede que mis palabras embellezcan lo que estamos viviendo pero sé que cada uno tira de una historia. A mí las palabras me enseñan, me transmiten la fuerza necesaria para enfrentar el día a día. Para hablar con mi madre, con mis hijos, con mi hermana, con mis amigas, con mis vecinos, con la gente. Con vosotros.

Yo hablo de libros y de la vida, porque los libros hablan de la VIDA. Todo este paréntesis está haciendo brotar lo bueno y lo malo de nosotros, en grado superlativo. El equilibrio reside en sostener la mirada al frente porque aún tienen muchos pasos que dar nuestros pies. Los que tenemos hijos, lo sabemos. He leído este artículo de Isaac Rosa,(pinchar en la frase), y da que pensar en lo que se nos avecina.

¿El mundo se derrumba? 

Tal y como lo conocemos puede que sí, hay que «reestructurar» y replantearnos muchos objetivos.

Mientras lo hacemos, os propongo algunas actividades, pequeñas, ingeniosas si os parece, y espero que atractivas para estos inmesurables días de confinamiento.

La primera es elaborar un cuaderno sobre estos días de confinamiento, de intimidad; un  cuaderno con los materiales que tengáis a mano, no salgáis a comprar, porque uno guarda en casa miles de cosas que podéis reutilizar. Este cuaderno no es un cuaderno cualquiera, sino uno hecho por nosotros mismos y que reúne todo eso que se comparte por las redes sociales: recetas, chistes, recomendaciones literarias o cinéfilas, canciones, fechas de cumpleaños, sugerencias, fotos…, la lista es inmensa y depende del grupo donde se esté. Si disponéis de impresora se pueden obtener en papel por ejemplo las fotografías, y si no, guardadlas en el móvil o el ordenador para cuando se pueda salir y descargar. Este es el mío:

 

El cuaderno lo he «reutilizado» porque era uno escolar  de mi hijo sin acabar, así que lo he decorado con detalles que me han parecido idóneos o motivadores. Se puede trabajar en él cuando te apetezca, cuando surja la inspiración si escribes unos versos, o anotas una cita, o una adivinanza…, la idea resultante es que nos sirva de lectura…, y con el tiempo de recuerdo. O de enseñanza.

La segunda idea es jugar, así de sencillo. En casa, con los nuestros. Al dominó, al parchís, a retarnos, al póquer, a leernos el pensamiento, al «cluedo», al ajedrez, al «memory»,  a filmarnos, al karaoke,  a mirarnos y a ver quién aguanta más sin reirse… o llorar.  Y si los pensáis bien, podéis anotar las reglas de algunos de ellos en nuestro cuaderno confinado. A mí me ha pasado y tuve que pedir ayuda para las normas del parchís.

Sobre todo, echad la imaginación al vuelo. Volved a los juegos de antaño y enseñárselos a los más jóvenes de la casa, si a estas alturas aún tienen paciencia y consultad a los mayores que convivan con vosotros. Otra alternativa es que inventéis juegos nuevos. Hay muchos libros para recomendar sobre este tema: el juego, y se merece un post aparte. Os propongo la lectura de esta bloguera: Libros sobre el juego y la creatividad.

La tercera es ayudar. Ayudar a alguien cercano o lejano, en este momento las distancias parece que se han acortado y «todo esto» nos llega a todos. Somos personas y podemos aportar seguramente más de lo que nos imaginamos.

Y colorín, colorado, esta lectura se ha terminado.

 

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a En los confines de tu casa

  1. roberto dijo:

    hay el relato de un capitán en mi FB que lo lee una chica y me encantó; dice que llegó a puerto, en primavera, y no le dejaban desembarcar por la cuarentena; aprovechó para leer cinco páginas de un libro al día, mejorar su alimentación, hacer deporte en el puente y al final de la cuarentena, junto a esa primavera que no vio, el, floreció.
    yo creo que es una oportunidad para florecer. tirar de manualidades, cocina, lecturas, mascotas, llamadas de teléfono, de tu mente… y simplemente, florecer.
    solo espero que esto no se olvide y cuando pase la pandemia, que pasará, todos seamos mejores, ni más fuertes ni más débiles, simplemente, mejores.
    un beso.

    • Josefa Vergara Sánchez dijo:

      Aprovechemos este tiempo como bien dices, Roberto, para ser mejores personas, que es lo que en definitiva nos va a dejar un buen sabor de boca. Tus relatos de ese capitán, me gustan a mí también. No los dejes.
      Gracias por estar ahí.

  2. Gloria Maria dijo:

    Muy bonito Pepi

  3. Excelente entrada, me quedo con el juego como herramienta clave en el desarrollo de la creatividad de los niños. Un abrazo fuerte.

    • Josefa Vergara Sánchez dijo:

      Muchas gracias, creo que en este «dichoso» confinamiento el jugar es fundamental para que los niños y quizás hasta los adolescentes no se estresen tanto. El juego es improvisación y comunicación, sea de la manera que sea.
      Y gracias por leerme.
      Feliz confinamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *