Inquietud: relato breve

Fue dando mi paseo cotidiano. Salía de casa y cogía el camino principal bordeado de hierbas silvestres. Aquel día se hizo tarde. Desconozco el motivo.

Era una tarde soleada, pero ya oscureciéndose en las nubes. Algunos pájaros revoloteaban y les oía hasta que me percaté de la ventana.

Avancé unos pasos y la vi,  en la pared oeste de la casa. Una más de la urbanización. Todas  diferentes. La ventana estaba abierta, entornada. Me atraía de forma irracional. ¿Por qué  me intrigaba una ventana con visillos azules descosidos?

No vi a nadie. Ningún paseante, tampoco vehículos.  No aquel día. Ni siquiera veía ropa en los tendederos. Había calma. Silencio barrido por los pájaros.

Me acerqué  a la ventana. ¿Esperando qué? No sabría decirlo. ¿Qué pasa cuando te asomas a la intimidad de otras personas, así, sin ser invitado? No tenía miedo, sólo curiosidad, y de una intensidad nunca sentida. Había silencio a cada paso que daba. Mis pies me llevaban como atraídos por un hechizo ineludible. No  conocía a los habitantes de la casa.  ¿Qué estaba haciendo? mi inquietud era nueva, desconcertante.

La ventana seguía allí, inerte, y al mismo tiempo, volcándose hacia mí.

La maldita ventana. Oscura y luminosa.

 

FIN

 

Hoy me apetecía compartiros este relato. No sé si os gustará. Con el confinamiento, la cabeza no para.

 

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Inquietud: relato breve

  1. roberto dijo:

    está muy wai amiga.
    yo tb estoy muy activo con el blog.
    en enero, febrero y marzo, solo tenía dos entradas al mes, en cambio ahora, tengo dos al día.
    intento escribir en positivo, con las cosas que nos puede aportar este confinamiento, aunque tb veo el odio de algunos wasaps de unos pocos (espero) y desde luego, no me gusta.
    he recibido wasap de todo tipo y aunque intento no contestar directamente, lo hago por medio del blog.
    una vez más, la escritura terapéutica sigue ayudando.
    un beso y hasta bien pronto.

    • Josefa Vergara Sánchez dijo:

      Roberto no te dejes llevar por el odio o el mensaje negativo de ciertas personas, y sigue activo y con humor.
      Gracias por compartirlo.

  2. Yolanda dijo:

    Gracias, muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *