Lecturas en soledad

Escribir sobre libros es complicado, porque parece que todo está escrito.

Decía Octavio Paz en un ensayo, de obligada lectura en la asignatura de Literatura hispanoamericana, titulado EL LABERINTO DE LA SOLEDAD:

Un examen de los grandes mitos humanos relativos al origen de la especie y al sentido de nuestra presencia en la tierra, revela que toda cultura-entendida como creación y participación común de valores-parte de la convicción de que el orden del Universo ha sido roto o violado por el hombre, ese intruso.

Esas palabras me revelan un tema universal en la literatura:  la intrusión del ser humano en el Universo y sus consecuencias. Toquemos lo que toquemos, somos intrusos si nos limitamos a arrebatar lo que rozamos. Vivimos sintiéndonos despojados de nuestra propia naturaleza y creo que libro a libro, los escritores tratan de limpiar esos despojos.

Su ensayo parte del concepto de la soledad,  para luego indagar en la forma de ser y estar de la cultura mexicana, la suya, y  en cómo ha evolucionado a lo largo de la historia. La generalidad logra ser universal  gracias a las peculiaridades. El asombro proviene de sentirse solo y estarlo.

¡Cuántos libros habré leído sobre personajes cuya existencia viene marcada por la soledad!, tras una muerte, una separación, una infidelidad, una crisis, un accidente…, la literatura al respecto abarca todos los géneros y viene marcada por personajes que permiten identificarse del todo o parcialmente. La literatura japonesa sabe mucho de esa soledad. Cada acto de leer es un acto solitario, sí pero… podemos luego comentar esa lectura y sentirnos mejor.

Afortunadamente también hay libros que hablan de los encuentros, los abrazos, las relaciones y podemos compensar nuestra búsqueda. Yo no hago más que encontrar libros que me apetece leer y sufro, sufro porque no me da la vida tiempo suficiente para disfrutar de esos libros. Toca hacer una criba y elegir. La vida es elección, ¿quién lo dijo? La vida hay que vivirla y en este caso, leerla.

Este mes de octubre, de otoño y cambios de horarios ha traído muchísimas novedades, y libros preciosos y maravillosos. No puedo hacer acopio de todos ellos, y elegir casi, casi me duele. Me recomiendan libros, ojeo otros tantos que no me dejan indiferentes, así que hoy os hablo de una pequeña lista de deseos:

VARDO, de Kiran Millwood Hargrave

MOSCAS, de Hans Olav Lahlum

UNA CHICA ES UNA COSA A MEDIO HACER, de Eimear McBride.

VACACIONES EN EL CÁUCASO, de María Iordanidu.

VIAJEROS, de editorial Alba: De Jonathan Swift a Alan Hollinghurst 81726-2017)

EL BANQUETE ANUAL DE LA COFRADÍA DE SEPULTUREROS, de Mathias Enard

NORMA, de Sofi Oksanen

UN AMOR, de Sara Mesa

ORIENT-EXPRESS, de Mauricio Wiesenthal

Y por último, una novela policíaca:

LA MUERTE DE ERIKA KNAPP, de Luca D’ Andrea

 

Os dejo ahí esa selección, si pincháis en la imagen os conduce a la editorial, como hago siempre: enlazar con quien saca a la luz el libro. Se quedan muchos en el tintero, y yo sin tinta, como un calamar avezado.  Dejemos reposar el viernes y casi el mes de octubre.

El próximo mes seré un año más…leída

 

 

 

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *