Noche nostálgica

Esta noche no encuentro las palabras.

Esta noche, las busco y no las encuentro. ¿Dónde se han metido? ¿quién o qué me las oculta? las palabras escritas son mi consuelo, lo sabéis. Las palabras escritas son mis piedras filosofales, mis asideros. No las tengo con facilidad.  Esta noche comprendo que mi vida se ha basado en ellas, olvidando los hechos.

Esta noche nostálgica de una realidad que no es la mía, me doy cuenta que he fracasado.  Las personas que tienen hijos me entenderán, o no. Las personas que me leéis y me conocéis me entenderéis, o no. Ni yo misma me entiendo. O sí.

Leo unos relatos de esta autora, Pilar Adón, bajo el título EL MES MÁS CRUEL, en editorial Impedimenta, y me reencuentro a mí misma en mis días más tristes. Me llenan de melancolía y de recuerdos de noches solitarias. Me traen a la cabeza mis tristes días marrones, imposibles de remontar, difíciles de soportar. Creí haberlos enterrado bajo capas de hojas  mojadas y pudriéndose pero con cada párrafo que leo,  vuelvo a ser la que soy.

Le debo a este libro el haberme recobrado.

Cada relato viene anticipado por un poema. En este me suscribo:

No puedo abrir los ojos.

Cerrados persisten con un peso que duele e inquieta.

Ya no ensayo más amplias sonrisas.

Los labios secos de ayuno y de sed.

El irrespirable sol irrespirable. Sol

 

Sus personajes son seres desorbitados, envueltos en una sabiduría extrema e infeliz. No sé si están locos o cuerdos. Son como pequeños sorbos de vino agrio. Vino dulce corrompido.

Muchas veces he leído y me he reconocido en esa lectura.  Y en otras. Me he refugiado en las expresiones de personas que no conozco, a través de sus personajes. Los he hecho personalmente míos. Esa fue la magia inicial que me llevó a la literatura, e imagino que cada uno tiene un motivo distinto.

¿Qué buscas en un libro? conocimiento. Sí.

Diversión, paz, confirmación, crítica, refugio…, un alma gemela? O la constatación de que el miedo es permanente y nos hace estar alertas. Por eso las palabras llegan, y se quedan. Por eso, nos quedamos extasiados ante las páginas y continuamos leyendo. Por eso y porque somos unos seres muy curiosos. Si llueve, nos gusta mojarnos.

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *