Sobre locuras y esos libros

Parafraseo a Borges: «Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído». Todos hemos leído más estos días pasados, afortunadamente, o hemos vuelto a leer, que no es poco conseguido.

Leyendo te puedes volver loco como don Quijote, diréis, o puedes  idear un plan para cometer un crimen. Hablemos de la locura:  en el caso del  hidalgo soñador, es una paranoia muy bien descrita por don Miguel, pero que evoluciona durante la novela. En el estudio introductorio de Martin de Riquer al Don Quijote publicado por editorial Planeta que me compré en mis años de estudiante, subrayé:

…don Quijote, loco entreverado, o sea que sólo desatina cuando se refiere a su manía, y es perfectamente cuerdo en las demás circunstancias.

 

Afirmo rotundamente que a veces rozamos la paranoia pero que lo sabemos. La dominamos y si no es así, entonces intervienen los profesionales. La escritura dentro de su significativo lado terapéutico nos ayuda a mantener firme las fronteras, y es la lectura la que nos permite navegar por el lado oscuro, sin mancharnos.

En mi navegar por libros que te hablan de esos lugares «malditos», desconocidos, incomprendidos, legendarios, y con mala fama que son los psiquiátricos, topo con muchos títulos. Mis recomendaciones para adentrarnos en ese mundo:

La paciente silenciosa, de Alex Michaelides me atrajo por el tema del mutismo selectivo, tema por cierto que yo investigué  cuando mi hija no despuntaba a hablar. Tendría dos añitos. La protagonista de esta novela-thriller se calla y es conducida a un centro psiquiátrico, donde pasará un período silencioso hasta que un nuevo personaje que encauza la novela irrumpe: el terapeuta se empeña en sacarla de su pozo y que vuelva a hablar. Dicen que detrás de cada silencio, hay un trauma. No hay locura aquí, hay un estudio de cómo trabaja el psicólogo porque la voz que escuchamos es  la suya. Un personaje que se está a su vez reconstruyendo a nivel personal.

Sentía tanta humildad y gratitud por cada segundo que pasábamos juntos… Era consciente de la suerte que tenía, de la increíble fortuna que suponía contar con un amor así, de lo infrecuente que era, y de que muchos otros no eran tan afortunados. La mayoría de mis pacientes no tenían amor.
Alicia Berenson no lo tenía.

Al salir del infierno, de John Franklin Bardin es un apabullante retrato de alguien que  tras varios años de encierro en un centro terapéutico, sale a la VIDA  y descubre que la vida ha seguido su paso, que no le ha perdonado nada: los paseos por el zoo con sus pensamientos enjaulados; la presencia de una figura, su amable psiquiatra;  los olvidos imperdonables, pequeños detalles, como el de la llave del clavicordio, nos la presentan como a una mujer atrapada. Nos  arrastra con ella en un texto que te deja exhausta.

Había sobrevivido a las tinieblas una noche más, y de nuevo había vuelto a ser testigo de todo lo ocurrido, impotente, incapaz de intervenir.

He intentado localizar la reseña en la web de la editorial pero está DESCATALOGADO, así que no la puedo mostrar. La editorial Versal finalizó su actividad y no he podido encontrar a alguna otro que adquiriera los derechos para reeditar esta novela.

El más fidedigno es el último.

Está escrito por una mujer real que ha pasado por un hospital psiquiátrico: Christine Lavant. Su título lo aclara todo: Notas desde un manicomio.

Es un texto revelador que me ha conmovido mucho. Es un libro que clama al cielo porque su  autora ha perdido toda creencia en Dios y lo atestigua después de su estancia en el hospital:

En realidad somos capaces de todo menos de reunir un grano de auténtico amor. Parece ser que Dios nos ama…Pero él juega también, no , ni siquiera eso, sólo organiza, le divierte cuando utilizamos nuestro corazón hecho trizas para vestirnos con un esplendor que brilla como el amor…

Es una voz extenuada que sabe que no saldrá mejor: «¿Qué esperaba?…¿Qué aquí podrían volverme hermosa, o al menos valiente y feliz? Claro que no lo creí ni un segundo…»

¿A dónde ir después de una tentativa de suicidio? Estremece su lenguaje sencillo y claro, su convicción, al fin y al cabo, ella pidió la estancia voluntaria.

Somos lo que leemos, crecemos al leer.

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sobre locuras y esos libros

  1. Roberto dijo:

    la enfermedad mental, tan temida y tan común en nuestros días.
    imagino que sea el pago que realizar al llevar una vida tan antinatura llena de sedentarimos, pastillas para dormir y café para despertar.
    al final, con un huerto urbano, un buen perro y la compañía de buenos amigos, resulta que todo mejora, lejos de reuniones, jefes, comidas de trabajo, limpiadoras, madres dependientes, y al final la vida resulta muy sencilla de vivir, siempre que nuestra mente no la complique.
    cuando haces el Camino de Santiago desde la humildad, te das cuenta de como, con un plato de comida, un techo y un catre, todo está cubierto.
    tu etapa de 25 kms, tu menú de peregrino, y tu cena/ desayuno del supermercado, y se crea una burbuja de ocho días, y luego no te quieres venir, y cuando llegas a tu casa, debes adaptar «a la anormalidad» de un despacho, problemas ajenos, problemas familiares y reflexionas como cómo con tan poco, has sido tan feliz y como con tanto, estas incompleto.
    un beso amiga.

    • Josefa Vergara Sánchez dijo:

      Buenos días, comparto tu frase: tan temida y tan común en nuestros días la enfermedad mental, pero una cosa es la locura diaria y otra la locura real. Las dos son temas muy recalcitrantes y sinceramente prefiero esta diaria que a veces se disipa, como bien dices con poco se vive pero volvemos a la normalidad. La protagonista de AL SALIR DEL INFIERNO, no lo ha abandonado a su pesar, porque no se ha curado. Siguen sus paranoias, sus miedos y sus lapsus de memoria donde ya no es ella.
      Sé feliz con poco y lo otro, adàptalo.
      Un abrazo.

  2. Loly dijo:

    Me gustan tanto tus entradas que me leeria todos los libros que aparecen en ellas…
    Gracias por compartirlos y por hacerlo de esta manera tan tuya.
    Un abrazo enorme!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *