Misterio o descubrimiento: PARTE PRIMERA

 

¿Qué nos cuentan  las novelas de intriga o de misterio? o mejor, ¿qué no nos cuentan estas novelas de investigación y secretos? El género «thriller» tan famoso y cultivado, es en sí una intriga inquietante. ¿Qué es? O mejor dicho, ¿cómo es? El modo en que se escribe es lo importante. Con ritmo, leo en algunos artículos. Si lo importante es la acción, hay novelas de suspense que no lo son.

Existe todo un alfabeto de detectives que nos arrastran a leer y despiertan nuestro interés: desde la A de Agatha Christie, la B de Bevilacqua o de Brunetti  hasta la M de Montalbano, la H de Harry Hole o  la P de Petra Delicado, la Q de Quirke,   la R de Arkady Renko  y por supuesto, la S de Sherlock Holmes, pasando incluso por la W de Kurt Wallander, todos los personajes de este género nos descubren algo.  Estos sabuesos nos sumergen en un caso  y sobre todo, en  su personalidad, misterio aún más profundo que un pozo ciego. En muchos la acción trepidante brilla por su ausencia porque lo que hay es un ritmo psicológico tenso.

Novela negra 

Novela policíaca en la que, con un enfoque realista y sociopolítico, se refleja el mundo del gangsterismo y de la criminalidad organizada en ambientes sórdidos o violentos.

Nació en Estados Unidos en los años 20, durante la época de la Gran Depresión y la prohibición del alcohol. Es también llamada novela «noir».

El término se asocia a un tipo de novela policíaca en la que la resolución del misterio no es el objetivo principal y los argumentos son habitualmente muy violentos; la división entre buenos y malos de los personajes se difumina y la mayor parte de sus protagonistas son individuos derrotados y en decadencia en busca de la verdad o, cuando menos, algún atisbo de ella.

Novela negra, novela policíaca, novela de suspense, existen varios nombres para estas novelas que nos apasionan. Siempre hay un hueco para una narrativa que nos deleita con las miserias del ser humano la mayoría de las veces; otras, es el desentrañar el caso planteado lo que nos subyuga y nos «obliga» a leer, de una forma misteriosa e inquietante. Desde el principio a mí, como lectora, me ha apetecido este género, y la culpable fue Agatha Christie, con su Hércules Poirot, tan perfeccionista  y con  su señorita Marple y sus incógnitas.

Mucho más tarde en mi itinerario de lecturas apareció Wilkie Collins y su PIEDRA LUNAR. De esta hay varias ediciones y la última es en editorial Navona, con una colección «Los ineludibles» que nos trae el misterio de la desaparición de la famosa gema hindú conocida como la piedra lunar.

Yo también quería resolver los acertijos y leía y leía, con lo que además me evadía de la rutina y de la normalidad. Detective de sillón. Luego me dí de bruces con la absurda realidad cuando  descubrí a una autora demoledora: Patricia Highsmith. Sus tormentosas novelas me hicieron ver que las personas llevamos demonios dentro, seres ocultos que nos inundan cuando bajamos la guardia. El prólogo que Rosa Montero nos regala en LA CELDA DE CRISTAL, (editorial Debate en su 2ª edición de septiembre de 1993), habla de una autora de novela negra áspera y  desesperada: «Yo no recuerdo lecturas más desasosegantes que algunas novelas de PH, que algunos fragmentos de sus libros leídos en la fragiligad de la noche».

Esta mañana me comentaba una señora que ella no leía novelas de misterio por  la noche porque le quitaban el sueño. ¿A cuántos os ha pasado?

Más tarde descubrí a los «nórdicos» que más que evitarme el frío, me hacían partícipe de ese ambiente helado y tortuoso de unos países desconocidos y sugetrentes. El primero fue el maestro Henning Mankell, y le siguieron a su personaje, Kurt Wallander, una lista interminable de autores y autoras gélidos: Jo Nesbo, Maj Sjöwell y Per Wahlöö, Arnalder Indridason, Stig Larsson, Camilla Läckberg, Jussi Adler Olsen…, con ellos la temperatura desciende varios grados y la tensión se pone por las nubes.

Esta revisión no es exhaustiva porque no puede serlo. Es una INVITACIÓN como todas mis entradas en este blog.

Acerca de Josefa Vergara Sánchez

Lectora ávida e incansable, más tranquila en este momento. Rodeada de libros en el trabajo y en la cabeza.
Esta entrada fue publicada en Autores y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Misterio o descubrimiento: PARTE PRIMERA

  1. roberto mazon pineda dijo:

    el asesino, el mayordomo…jj.
    un beso amiga.

  2. Verónica dijo:

    Genial post, como siempre
    Un abrazote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *